El entorno de Sanlúcar de Barrameda

Sanlúcar es una inmensa torre vigía orientada al oeste, abierta al Guadalquivir,  que, desde su atalaya del Barrio Alto, barrio medieval de blancas calles horadadas por las huellas de los Guzmanes, contemplaba la llegada de los galeones cargados con el oro de América. Los numerosos conventos, iglesias y casas de cargadores de Indias son testimonio de este rico patrimonio histórico. En la parte baja de este mirador se extiende el Barrio Bajo, con sus dieciochescas calles rectilíneas, sus bodegas que reposan incólumes como mascarones varados y su plaza del Cabildo, uno de los puntos ineludibles de la gastronomía sanluqueña.

El mar y el clima privilegiado de Sanlúcar son los artífices de sus productos con denominación propia: la manzanilla y los langostinos. Pero son innumerables los frutos de calidad que ofrecen tanto su lonja de Bonanza como sus huertas y navazos. Doñana, la playa y el estuario nos invitan a pasear, a hacer piragua, vela, ciclismo o a montar a caballo por la playa a la puesta de sol.

Texto de Damian Moreno Benítez

Clic para ver más

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies